jueves, 20 de marzo de 2014

Reseña: La soledad de los muertos, óleo sobre lienzo.




Hace unos días os comentaba que algunos autores me habían mandado sus novelas para que, cuando pudiese, les echara un vistazo. Pues estas fallas me he quedado hasta las tantas leyéndolas a medias porque entre petardos y verbenas aquí no había quién pegara ojo y a medias porque las novelas me tenían enganchadísima.

Aunque intento leer respetando el orden de recepción esta vez me lo salté y empecé  por la de Rosa Pérez Lucas, titulada La soledad de los muertos. Óleo sobre lienzo porque la historia estaba situada en Valencia y me picaba mucho la curiosidad. Ya os conté de qué iba aquí, así que no me voy a repetir, ¡vamos al turrón!
Bien, digamos que la novela cubre tres líneas temporales. Por un lado tenemos la vida del pintor valenciano Pau en la actualidad quién se enfrenta al desafío de plasmar en el lienzo el cúmulo de experiencias y sentimientos que marcaron su juventud y que ahora parecen el eje vertebrador no solo de su vida sino de su expresión artística. Así pues su tarea de reflexión pictórica le lleva a rememorar un verano en su adolescencia cuando la vida se tornó real y hubo de enfrentarse no solo a una aventura sin precedentes sino a las consecuencias que acarrea siempre el conocimiento de aquello que muchos tratan de mantener en secreto. Por último la tercera línea temporal, ajena a Pau pero conectada con su vida de alguna manera, transcurre en la España de finales del siglo XIX, en las intrigas palaciegas de la Corte de Isabel II.
Personalmente me gustan las historias que conectan distintas épocas a través de personajes que no se conocen pero que están conectados de alguna manera. Es el estilo de Kate Morton, por ejemplo, y bien llevado da lugar a historias que te mantienen en vilo casi hasta el último capítulo. Sin embargo también es, en mi opinión, una apuesta arriesgada que puede confundir al lector o perder la coherencia en base a relaciones tan peregrinas que pueden poner en peligro la verosimilitud que hace fuerte a toda ficción. En la novela de Rosa Pérez nos encontramos con un ejercicio difícil de solucionar porque entre Isabel II y un pintor valenciano que vive en el Cabanyal la distancia no es grande, es monstruosa. Sin embargo pese a la presunta independencia entre ambas historias, que por cierto ocupa tres cuartas partes del libro, la autora soluciona esa triple vía temporal entrelazando las historias de una manera no solo consistente sino altamente interesante. Sin duda mantiene la tensión hasta el último momento y aunque en ocasiones la historia se desboca y roza la ciencia ficción, en general engaña al lector que por momentos puede dudar de si aquello que se narra es historia o realidad. Y creo que el truco radica en salpicar la mentira novelesca con pizcas de verdad aquí y allá. El resultado es tan bueno que terminado el epílogo no pude sino googlear el nombre del protagonista para cercionarme de si aquello había sido, o no, fruto de la imaginación del autor.
Tenemos un electo de personajes interesantes que llaman a la curiosidad del lector. Pese a que ninguno carece de psicología propia, sin embargo encontramos algunos altibajos, siempre desde mi lectura personal, entre unos y otros. Por ejemplo, el personaje de Isabel II está tan bien trazado que hasta entiendes el porqué de muchas de las decisiones menos acertadas de la reina niña; no obstante otros como el silencioso Marcelo pasan a un segundo plano sin apenas unas líneas cuando su presencia es esencial en la coherencia entera del relato. En mi opinión hay mucho esfuerzo en la recreación de la parte histórica pero le falta un poco más de cuerpo en el coro de personajes que le dan profundidad a la Valencia de los setenta.
Lo cual me lleva a apuntar que, aunque nunca he sido amante de la novela histórica porque la Historia se me atraganta (igual tuvo que ver con algún mal profesor, pero mejor no señalemos a nadie), he disfrutado casi más con la parte más histórica (hechos y milagros de Isabel II) que con la otra. Si la obra se centrada exclusivamente en esa visión particular de la historia de España tampoco sería una mala idea. Es más, tal vez esta parte es la que mayor trascendencia filosófica-social-política-religiosa tiene, pues plantea (y no quiero espoilear a nadie) las incoheencias entre lo que muestran los poderosos que son y su verdadera naturaleza. ¡Hasta aquí puedo leer!
En definitiva, un libro interesante y bien escrito que seguro que os mantendrá leyendo hasta altas horas de la madrugada. Así que si quereis adquirir el ebook al maravilloso precio de 0€, solo teneis que entrar aqui. Sin duda en este caso se cumple aquello de que el valor no lo marca el precio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario